Regreso de la lluvia en la dehesa

Regreso de la lluvia en la dehesa

Durante meses hemos estado esperándola y ¡finalmente ha llegado! No fue hasta el 17 de octubre de este año 2017 cuando cayó la lluvia en el sur de España sobre las tierras demasiado secas de la dehesa andaluza. La principal preocupación de los criadores de cerdos durante el verano no es la temperatura del agua del mar y el aire en las playas de la costa, sino el número de días de espera antes de las primeras caídas.

La dehesa y la bellota en otoño

Las lluvias de otoño significan un despertar para los campos andaluces y traen nueva vida a esta naturaleza. Los pastos de la dehesa están teñidos de verde u otros colores. Después de varios meses sin lluvia o con raras tormentas de verano, la tierra ha sufrido, y ha tenido que soportar altas temperaturas durante el día (a veces 40 grados).

El sector agrario y ganadero destacan los efectos beneficiosos de la lluvia en otoño, con un descenso en las temperaturas que facilita el trabajo en las explotaciones agrícolas. A todo el sector del Jamón le gustaría que las condiciones climáticas se normalicen y se registren más precipitaciones y lluvias más moderadas.

cerdos ibéricos negros dehesa Aracena otoño

Las primeras lluvias del otoño hacen felices a los criadores de cerdos ibéricos, pero también a los recolectores de setas. La Sierra de Aracena y Picos de Aroche es una región rica en variedades micológicas (gurumelo, pleurotus ostreatus, boletus, …). Los hongos crecen allí de un extremo a otro del parque natural. La lluvia, tan esperada en esta parte de Andalucía en esta época del año, refresca el suelo y favorece la aparición de setas. Estas precipitaciones también son perfectas para los castaños y olivos de la Sierra de Aracena. Son necesarias para los árboles y dan vigor a los frutos.

La “Denominación de Origen Jabugo” - asociación española que gestiona la producción, el control y la calidad de las carnes ibéricas en la "Sierra d'Aracena y Picos de Aroche - empieza a hacerse preguntas. Cada año, los periodos de sequía parecen aumentar, hasta el punto de que no es imposible que algún día, en décadas o siglos, no haya más robles, así que no más bellota, y por lo tanto no más jamón ibérico de bellota !

Este año no fue una excepción, el verano y el otoño de 2017 fueron dramáticos para el oeste y el sur de la Península Ibérica. Cerca de un centenar de personas han sido víctimas de los incendios en Portugal y en España.

2017, un año particularmente seco

Las encinas y los alcornoques de la Sierra de Aracena además de proporcionar a los cerdos criados en libertad esta bellota que adoran, constituyen un refugio para los animales en tiempo lluvioso. En el país de los cerdos negros de Andalucía, el verano suele ser muy caluroso, el invierno bastante frío, especialmente por la mañana. En otoño, las lluvias aparecen después de meses de calor y sequía. Este año, los criadores y agricultores de gran parte de España (no se salvan Extremadura y Salamanca) están luchando contra la sequía, esperando que las autoridades encuentren soluciones rápidas para el suministro de agua (distribuido principalmente y de manera excesiva a la agricultura intensiva). 2017 se incluye en la lista negra de años secos, demasiado habituales en las últimas décadas. Un rasgo particular de esta tendencia es la huella del clima en los árboles. En el interior de los árboles, los anillos sucesivos presentes en los troncos representan cada año de la vida del árbol y revelan los cambios de clima (lluvias y sequías). Por ejemplo, en el caso de este año de sequía como otros desde principios de la década de 2000, el anillo de crecimiento es demasiado delgado, apenas distinguible, que haría falta otro año más para contabilizarlo como un año “normal”, es decir un año sin acontecimientos climáticos extremos. La falta de lluvia afecta el ciclo propio de cada árbol: los únicos recursos que posee, debe reservarlos para sí mismo y no para sus frutos.

Quercus ilex alcornoque encina dehesa bellota sierra Aracena Jabugo

A la pregunta sobre la cantidad de bellotas, uno de nuestros criadores nos confió que no tenía mucho miedo para este año, porque es en primavera cuando la cantidad de agua y la hidrometría determinan la cantidad de bellotas que habrá en el periodo de la Montanera, pero, por otro lado, estaba realmente preocupado por los próximos años. Según él, si el clima no cambia, los árboles, los alcornoques y las encinas en particular no soportarán décadas consecutivas de sequía, y poco a poco morirán. A corto plazo, los criadores andaluces esperan la lluvia necesaria para el crecimiento de las bellotas y los pastos de la dehesa. Si esta última se retrasa, entonces es el período de matanza el que se ve afectado. De hecho, cada aldea de la denominación de Jabugo debe respetar una fecha límite y no puede sacrificar cerdos fuera de ella. A mediano y largo plazo, sin cambio climático, estamos avanzando hacia una disminución de cantidad de bellotas, y por lo tanto hacia una disminución del número de jamones de bellota (del 50 al 100% de ibérico puro). Pequeño recordatorio: un cerdo ibérico come, en promedio, 11 kilos de bellotas al día durante este período otoñal. Este año, se espera una producción similar a la del año pasado, cerca de 700.000 cerdos a nivel nacional para la calidad bellota (del 50 al 100% ibérico puro, etiqueta roja y etiqueta negra). A modo de ejemplo, en la provincia vecina, la Sierra Norte de Sevilla, en palabras de José Manuel Roca de la Asociación ASAJA (Asociación Agraria Jóvenes Agricultores), las previsiones son de unos 70.000 cerdos ibéricos de bellota. En cuanto a la pureza de la raza, sólo el 40% de la producción sevillana será ibérico puro (ibérico 100%), mientras que el 60% restante será ibérico cruzado con la raza duroc (correspondiente a las categorías 50% ibérico y 75% ibérico).

La situación parece, en cierto modo alarmante: a finales de noviembre de este año 2017, las lluvias no caen en cantidad suficiente y el nivel de las capas freáticas es muy bajo. Pero nuestros clientes pueden estar seguros de que habrá bellota y por lo tanto jamón, lomito y caña de lomo de alta calidad durante mucho tiempo todavía. Sin embargo, en un futuro más lejano, es menos cierto. Si nada cambia, puede que algún día, poniendo en peligro este fantástico ecosistema, no tengamos más que jamones de cebo.

Otoño Jabugo Sierra Aracena

Publicado en 29/11/2017 por OB & LS Gourmag, Pueblos y sabores 0

Dejar un comentarioContestar

Hay que conectarse para dejar un comentario.

Descubrir

Las opiniones de cliente más recientes

Ant.
Sig.